Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 abril 2012 4 12 /04 /abril /2012 19:48

 

Si la fase de reposo nocturno no podemos omitirla sin graves repercusiones para la salud, es sencillamente porque ese periodo diario es de descanso externo, pero desde luego no interno. En realidad, durante la noche hay una actividad hormonal mayor y más febril que durante el día.

La glándula pituitaria se halla en el centro del cerebro y puesto que modula todas las hormonas del cuerpo está muy bien protegida, cuenta con una barrera sanguínea, de manera que son pocas las sustancias externas que pueden llegar a ella.

El mejor método natural de acceder a la pituitaria es por medio de algunos aminoácidos, que tienen la virtud de atravesar esa barrera hematoencefálica, cuando se administran bajo ciertas condiciones, y actúan como neurotransmisores.


En realidad a la pituitaria la estimula para que libere HC otra hormona que circula en el cerebro denominada somatocrinina.

Y precisamente los niveles de esta última se pueden aumentar por medio de ciertos neurotransmisores.


Las hormonas son vehículos que el cuerpo utiliza para enviar mensajes químicos a diferentes órganos, glándulas y células para lograr cambios en sus estructuras o funciones.

Son sintetizadas y segregadas por las glándulas endocrinas en respuesta a distintos estímulos, que van desde un cambio en la concentración de un metabolito clave en el torrente sanguíneo, la estimulación nerviosa de la propia glándula endocrina o por la acción de otras hormonas y también por la fase de sueño.


Después de su liberación las hormonas circulan por todo el organismo y pueden llegar a actuar sobre todas las células y tejidos del mismo.

De todas las hormonas las más relevantes en la regulación del anabolismo son, por descontado, la hormona del crecimiento, pero también la testosterona.


Ésta es otra hormona esencial para asegurar el fortalecimiento de los músculos y además se ha podido demostrar que un nivel reducido de ésta afecta la actividad de la HC, y viceversa.

Sin embargo, cabe subrayar que es durante la noche cuando el organismo se recupera de todo, gracias precisamente a la mayor proliferación hormonal


 -MEJORAR EL ANABOLISMO NOCTURNO-


Existen medios mecanismos naturales que pueden incidir en la producción hormonal.

 

Así, es posible utilizar el entrenamiento, la alimentación y el descanso para que sirvan como potenciadores de la secreción de hormonas, digamos que con entrenamientos cortos e intensos.

Por ejemplo, se ha podido constatar que cuando el ATP tiene dificultades para regenerarse, se produce una liberación de hormona del crecimiento, por consiguiente el entreno pesado con cortos periodos de descanso entre series liberará la HC3.

 

Asimismo, cuando el ejercicio con pesas excede un cierto grado de intensidad y duración, por ejemplo con series de un mayor número de repeticiones, también se ha comprobado que eleva la secreción de testosterona, no obstante, en este sentido hay que andarse con cuidado, porque si éste se prolonga por encima del umbral de los 60 minutos se aprecia un descenso de ésta al tiempo que un incremento del cortisol, hormona catabólica que induce la degradación de los aminoácidos para producir glucosa, lo que pone en marcha el temido catabolismo.

 

Teniendo en cuenta estos datos científicos podéis diseñar vuestro programa de entrenamiento para que propicie el mejor entorno hormonal.

 

Poned el acento en combinar series de pocas repeticiones con otras de un número más elevado, pero sin dejar demasiado tiempo de descanso entre ellas.

 

Utilizad el máximo peso posible dentro del respeto a los cánones de la correcta ejecución y procurad no prolongar les sesiones más allá de una hora.

Con los conocimientos precisos es posible desarrollar ayudas naturales que favorezcan una mejor secreción hormonal.


Compartir este post

Repost 0
Published by amigosdeldeporte - en salud y deporte
Comenta este artículo

Comentarios