Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 febrero 2012 1 13 /02 /febrero /2012 16:35

El corazón es el motor del organ­ismo: una bomba mus­cu­lar que gob­ierna la cir­cu­lación, y con ella el sum­in­istro ade­cuado de nutri­entes de la san­gre y oxígeno de los pul­mones a todos los teji­dos, así como la elim­i­nación de los dese­chos. Un pulso uni­forme es señal de que el corazón fun­ciona como es debido.

Desde hace mucho se sabe que, como cualquier mús­culo, el corazón se puede entre­nar a través del ejer­ci­cio para que esté en forma. La inac­tivi­dad física a veces pro­duce arrit­mia (un pulso irreg­u­lar), sobre todo si la per­sona está sometida a estrés. Aunque quizá no sea posi­ble devolver a un corazón “viejo” la vital­i­dad de la juven­tud, sin duda se puede aumen­tar su vigor.

La buena cir­cu­lación tam­bién es esen­cial para la salud. Los trastornos de los vasos san­guí­neos pueden oca­sionar padec­imien­tos como las várices y las hemor­roides, y con­tribuir a la hiperten­sión arte­r­ial. Muchas per­sonas emplean reme­dios nat­u­rales para evi­tar estos males car­dio­vas­cu­lares. La may­oría de las plan­tas med­i­c­i­nales que entran en la com­posi­ción de los sigu­ientes reme­dios se con­siguen en tien­das natur­is­tas o en los puestos de hier­bas de los mercados.

Vino de perejil

Esta antigua rec­eta data de la Edad Media. El preparado se usa para com­batir la debil­i­dad del corazón.

100 g de hojas y tal­los de pere­jil fresco, pic­a­dos
750 ml (una botella) de vino blanco
10 ml de vina­gre de man­zana
200 g de miel
Coloque los ingre­di­entes, salvo la miel, en una sartén y cuéza­los a fuego muy lento durante 10 min­u­tos. Agregue la miel y cueza la mez­cla durante cinco min­u­tos más. Cuele y embotelle el líquido. Tome 30 ml (2 cucharadas) tres veces al día.

Tisana de toronjil

Se uti­liza para mod­erar las pal­pita­ciones cuando se padece de estrés. La alcar­avea es una de las hier­bas aromáti­cas más antiguas, y se cul­tiva tanto por su valor ali­men­ti­cio como por el medicinal.

20 g de hojas de toron­jil secas
20 g de hojas de ruda secas
20 g de semi­l­las de alcar­avea
Mez­cle los ingre­di­entes y guárde­los en un recip­i­ente her­mético. Para preparar la tisana, agregue una cuchara­dita col­mada de la mez­cla a 200 ml de agua caliente y déjela reposar 20 min­u­tos. Luego cuele el líquido y, si lo desea, endúl­celo con miel. Tome hasta dos tazas al día.

Infusión car­diotónica

Esta com­bi­nación de hier­bas ayuda a reac­ti­var la circulación.

40 g de hojas y flo­res de espino secas
20 g de romero seco
20 g de cen­tella asiática
20 g de hojas de fram­buesa secas
Mez­cle todos los ingre­di­entes y guárde­los en un recip­i­ente her­mético. Para preparar la infusión deje reposar una cuchara­dita de la mez­cla en 250 ml (una taza) de agua hirviendo por espa­cio de 20 min­u­tos. Cuele la infusión y, si lo desea, agréguele miel para endulzarla. Tome hasta tres tazas al día.

Té rela­jante

Ayuda a mit­i­gar la taquicardia.

20 g de flo­res de lima secas
20 g de flo­res de lavanda secas
20 g de hojas de ruda secas
20 g de lúpulo seco
Mez­cle los ingre­di­entes y guárde­los en un envase her­mético. Para hacer el té, deje reposar una cuchara­dita de la mez­cla en 250 ml (una taza) de agua hirviendo durante 20 min­u­tos. Cuele el té y, si lo desea, endúl­celo con miel. Tome hasta tres tazas al día.

Vino de valeriana

Es una bebida de sabor agrad­able, que favorece la relajación.

15 g de raíz de vale­ri­ana seca
La cás­cara de una naranja
Una ramita de romero
Un clavo de olor
Un litro de vino blanco
Ponga los ingre­di­entes en una botella her­mética y déje­los mac­erar durante cua­tro sem­anas. Cuele entonces el líquido a una sartén, hiér­valo durante un min­uto y devuél­valo a la botella her­mética. Tome una copa pequeña (45 ml) del vino tres veces al día.

Compartir este post

Repost 0
Published by amigosdeldeporte - en consejos salud y nutricion
Comenta este artículo

Comentarios