Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 enero 2012 6 21 /01 /enero /2012 18:24

Todos conocemos la relación causa-efecto entre el consumo de sal y el aumento de la tensión arterial.

Sal de mi vida

 

EN ESTE ARTICULO VAMOS A RESOLVER LAS DUDAS , PERJUICIOS Y BENEFICIOS DE LA SAL.

¿Puede nuestro cuerpo renunciar a ella?

¡De ningún modo! La denostada sal, en sí no es perjudicial. Según la doctora Pilar Riobó, médico especialista en Endocrinología y Nutrición y jefe asociado del Servicio de Endocrinología de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid,"nuestro organismo puede pasar sin sal, pero no sin sodio o sin cloro, los componentes de la sal".El consumo de este condimento, en exceso, actúa como estimulante de las glándulas suprarrenales y favorece la hipertensión, la arteriosclerosis y la retención de agua de los tejidos grasos. El 80% de la sal que consumimos está oculta en el pan, embutidos, sopas, potajes y platos precocinados.

¿Debería cocinar con poca sal?

 

¡No! A menos que te pases el día tumbado en el sofá, no es necesario que reduzcas la sal en las comidas, mientras estés dentro de los niveles aconsejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las personas con vidas sedentarias sudan poco y, por tanto, eliminan sodio en pequeñas cantidades. "En los países desarrollados", aclara la doctora Riobó, "más del 75% del sodio consumido viene de la comida procesada y preparada. La sal logra que los alimentos baratos y de baja calidad estén más sabrosos con poco coste. Este condimento se usa en muchos derivados cárnicos para captar agua y, así, aumentar el peso del producto. Así, aunque no añadamos sal en la mesa, la ingerimos en cantidades más que suficientes". Se calcula que más del 80% de los españoles consumimos más sal de la recomendada. Según un estudio de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y la Universidad Complutense de Madrid, el consumo medio de sal en España es de 9,7 gramos por persona al día, casi el doble de la cantidad que la OMS indica como correcta (menos de 5 gramos por persona al día). Sin embargo, para los deportistas se aplica otro baremo.

¿Es más saludable beber agua mineral baja en sodio?

 

¡Sólo en casos excepcionales! Un agua es baja en sodio si contiene menos de 20 mg/l y rica en sodio si aporta más de 200 mg/l. Las que tienen poco sodio se recomiendan para los colectivos vulnerables: ancianos y bebés. En el caso de los deportistas, "la utilización de este tipo de aguas", puntualiza Aguilar, "dependerá de la intensidad y condiciones ambientales en las que desarrolle la actividad deportiva. De este modo, se recomienda que si la actividad física va a ser intensa y de larga duración se consuman soluciones isotónicas. Sin embargo, si los ejercicios son ligeros, el consumo de aguas de mineralización débil propician que la sudoración y la función renal sean menos trabajosas y, por lo tanto, es recomendable".

¿Cómo se puede saber si a una persona le falta sodio?

¡No se puede! Sólo puede comprobarlo un médico. "La confirmación de este déficit en una persona que presenta síntomas de hiponatremia", afirma Aguilar, "se basa en exámenes físicos completos y análisis sanguíneos y de orina".

¿Qué tipo de sal es el más saludable?

¡Sal de mesa yodada! "Yo siempre recomiendo la sal yodada porque el déficit de yodo es frecuente y esta carencia favorece los problemas de tiroides", explica la doctora Pilar Riobó. En España, la carne de granja contiene una cantidad muy pequeña de este oligoelemento que el organismo necesita para producir hormonas tiroideas. Tan sólo los pescados y el marisco contienen abundante yodo. Si los comes a diario, no necesitarás un aporte extra. Así que, a menos que padezcas hipertiroidismo, es recomendable que utilices sal yodada para cocinar.

¿Cómo reducir el efecto de la sal sobre la tensión?

¡Ejercicio! "Las personas que realizan ejercicio de forma regular tienen los vasos sanguíneos más saludables, flexibles y responden mejor a los cambios de presión y volumen en sangre", asegura la asesora nutricional Belén Castro. Llevar una rutina de ejercicios apropiada permite prevenir la presión alta o, en el caso de quienes ya sufren este problema, les ayuda a mantenerla en niveles normales y estables.

La mayoría de los especialistas en medicina deportiva están de acuerdo en la eficacia de programas que incluyen actividades aeróbicas como caminar, correr, nadar, montar en bicicleta o bailar a una intensidad moderada, con una duración por sesión de 30-45 minutos y al menos 3-4 días por semana.


Compartir este post

Repost 0
Published by amigosdeldeporte - en consejos salud y nutricion
Comenta este artículo

Comentarios