Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 enero 2012 4 05 /01 /enero /2012 19:06



       • NO DEBO BEBER AGUA MIENTRAS HAGO EJERCICIO

         No solo no es cierto, sino que, si haces ejercicio en ambientes con temperaturas y humedades altas, reponer líquidos frecuentemente se convierte en imprescindible.

       En estas circunstancias, deberás beber pequeñas cantidades pero con bastante frecuencia, siempre en función de los fluidos corporales que estás perdiendo a través de la sudoración.

chica%20bebiendo.jpg

Recuerda que el agua es totalmente acalórica (no tiene calorías), por lo que jamás te va a hacer ganar grasa.

       Pero, has de tener cuidado con las bebidas deportivas diseñadas para darte energía, ya que suelen ser ricas en calorías y van a impedir que tu organismo utilice su propia grasa como combustible.



       • SI INGIERO DEMASIADAS CALORÍAS EN ALGUNA DE MIS COMIDAS, DEBERÉ ELIMINAR LAS SIGUIENTE COMIDA PARA COMPENSAR EL EXCESO

       Se trata de un hábito muy extendido que, al sentirnos culpables por haber comido lo que no debíamos o más de lo que deberíamos, tendamos a pensar que podemos contrarrestar los efectos negativos saltándonos la siguiente comida.

       Esta práctica no tiene ningún sentido, ya que, lo único que se consigue es que, nuestro sistema al sentirse agredido por permanecer tanto tiempo sin recibir alimento, ponga en funcionamiento los mecanismos que ralentizan el metabolismo y te hacen acumular como grasa con muchísima facilidadaquello que ingieres en la siguiente comida.



       • SOLO EL EJERCICIO CARDIOVASCULAR ME AYUDARÁ A QUEMAR GRASA


       Solo para que te sirva como referencia, comentarte que un estudio realizado sobre un grupo de corredores de maratón que realizan largos y frecuentes entrenamientos de carrera presentaban entre 5 y 10 kilos de peso extra a pesar de correr habitualmente, especialmente los mayores de 35 años.

       Esto nos demuestra que hacer mucho ejercicio aeróbico no es garantía de ser delgado.

       La explicación de este hecho está en que, al centrar todo su entrenamiento en la resistencia, olvidan cuidar su tonificación muscular u esto provoca un importante descenso del metabolismo.

       No olvides que cuanto mejor es tu tono muscular, más calorías quemas al día.

       Siempre que te sea posible tonifica tus músculos además de hacer ejercicio cardiovascular.


       • EL AGUA TOMADA DURANTE LAS COMIDAS TE HACE ENGORDAR

       El agua es un alimento acalórico (no tiene calorías), ya que al estar formada por H2O y minerales no nos proporciona energía y por lo tanto te puede hacer engordar, ni tomada en las comidas ni fuera de ellas.

       Es más, en caso de buscar una disminución de peso, puede ser buena idea incorporarla en tus comidas para saciarte antes, sobre todo con los platos ricos en fibra, ya que la fibra y el agua provocan un efecto saciante que es muy probable que te ayude a comer un poco menos.

       La ingesta muy recomendable de fibra debe ir siempre acompañada de agua para conseguir el efecto buscado, ya sea enlentecer la absorción de nutrientes o favorecer el tránsito intestinal para evitar la constipación (estreñimiento). Has de tener siempre muy presente que mientras la ingesta de fibra con agua facilita el tránsito intestinal, en un organismo deshidratado la fibra puede provocar constipación importante (estreñimiento). 

       Por último, comentar que se trata de un mito totalmente infundado creer que, si bebes más agua retendrás más líquidos, ya que nuestro organismo tiende a retener precisamente aquello que detecta que no recibe en cantidades suficientes, por lo que retendrás agua en caso de que no tomes la suficiente y no al revés.


       • LOS ALIMENTOS INTEGRALES NO ENGORDAN       

       Los alimentos integrales se diferencian de los habituales en que utilizan harinas con escaso grado de refinamiento y alto contenido en fibra, mientras que en los otros se utilizan harinas refinadas con escaso contenido en fibra alimentaria.

       Teniendo en cuenta que la fibra no aporta energía, los alimentos que la contienen tienden a aportar menor cantidad de energía a igualdad de peso. Es decir, las galletas integrales contienen menos calorías que las galletas normales.

       Pero esto no tiene nada que ver con no engordar o adelgazar, pues eso depende del balance energético entre lo que comes y lo que se gastas.

       No obstante, lo que si es cierto es que, el alto contenido en fibra de los alimentos integrales, provoca una ralentización de la digestión, que facilita la utilización por parte de tu organismo de las calorías ingeridas para producir energía, en lugar para transformarlas en grasa de reserva.

alimentos-integrales.jpg

       Para que entiendas mejor esta cuestión, ten en cuenta que si ingieres 400 calorías en una comida sin fibra y realizas una digestión muy rápida, tu sistema dispondrá inmediatamente de una gran cantidad de energía que será incapaz de utilizar, y por tanto no le quedará más remedio que transformar en grasa la energía extra que en ese momento no necesita. Sin embargo, si esa misma cantidad de calorías las ingieres acompañadas de una cantidad importante de fibra, tu organismo tardará mucho más tiempo en digerirla, con lo que el aporte de energía a tu torrente sanguíneo será más lento y progresivo y las posibilidades de que utilices esas calorías como energía en lugar de acumularlas en forma de grasa serán también mucho mayores.

       Por lo tanto, podemos extraer como conclusión que, el aporte calórico de un alimento integral es solo ligeramente inferior al de su equivalente que no lo es, por lo que tomados en cantidades excesivas pueden hacernos engordar. Pero el tipo de digestión que precisan, debido al alto contenido en fibra que poseen, tiende a facilitar que nuestro organismo los utilice como energía inmediata en lugar de transformarlos en grasa de reserva.

La fibra alimentaria es un producto vegetal que, al no ser digerible por nuestro sistema digestivo, no puede ser absorbido y no aporta energía. Pero sí tiene una acción reguladora.

       Aquí tienes solo algunos de los aspectos en los que la ingesta de fibra (siempre que la acompañes de la cantidad suficiente de agua) puede ayudarte:

       • Aporta volumen sin aportar energía por lo que actúa como elemento saciante, útil en una dieta de adelgazamiento.

       • Es imprescindible como regulador del tránsito intestinal al aumentar el volumen fecal (fibra soluble) y estimular el peristaltismo intestinal (fibra insoluble).

       • Ayuda a regular el nivel de colesterol pues retiene ácidos biliares e impide su retorno por la vía enterohepática. Los ácidos biliares son precursores del colesterol por lo tanto la fibra disminuye el ateroma y la cardiopatía isquémica.

       • La fibra dificulta el reflujo gastroesofágico.

       • Retrasa la absorción de las sustancias como la glucosa evitando la diabetes tipo 2

       • Evita enfermedades venosas como hemorroides y varices digestivas impidiendo la presión de las heces en la parte final del tracto intestinal .

       Estos son algunos de los mitos más comunes responsables de que muchos de los que lo han intentado, no hayan logrado jamás su objetivo de obtener un cuerpo musculado y sin grasa.

       Espero que después de leer este artículo tengas un poco más claro que es lo que no debes hacer, y nunca más vuelvas a cometer los mismos errores que se han estado cometiendo siempre.

       Te dejo con una frase que el admirable Thomas Alva Edison afirmaba a menudo, cuando alguien objetaba lo “absurdo” que era tratar de inventar una lámpara incandescente, un fonógrafo o un telégrafo, todos ingenios que él terminó creando:

Compartir este post

Repost 0

Comentarios